Querida chica del bus 63

Querida chica del bus 63,

Aunque seguramente no te hayas dado cuenta, hace tan solo cuatro horas que has cambiado mi vida por completo. Has aparecido a mitad de camino; corriendo, y te has sentado casi a mi lado.

girl bus

Mientras miraba a mi alrededor y, a pesar de tener la música bastante alta, no he podido evitar escuchar el peor suspiro de toda mi vida. Me he girado y nos hemos mirado a los ojos durante tan sólo unos segundos, pero ha sido suficiente como para darme cuenta de que estaban llenos de tristeza.

De repente, has bajado la mirada y te has echado a llorar. Si te digo la verdad, he visto a muchas personas en esta misma situación, pero a ninguna de la manera en la que lo hacías tú. En ese momento no supe qué hacer. Me dejaste helada. Era tal sufrimiento el que llevabas dentro, que recuerdo diciéndome a mí misma: no llores; aquí en medio no.

Mientras tanto, había otras personas observándote, y la verdad es que no entiendo cómo podían mostrar tanta indiferencia, cómo no podían sentirte. Ha sido entonces cuando me he quitado los auriculares y te he vuelto a mirar, sin darme cuenta todavía de que estabas a punto de despertar algo muy fuerte en mí.

Al mirarnos ha sido como si te hubiera dado el mejor abrazo de mi vida, te lo prometo. Pero lo mejor de todo es que lo has sentido, porque me has dado las gracias entre sollozos. Después has continuado con lágrimas y sollozando y yo ya no aguantaba más. Realmente necesitaba cada vez más hablar contigo y decirte que todo iría bien, pero se me acababa el tiempo; estaba a punto de llegar a mi destino, el cuál ahora, gracias a ti, veo distinto.

Inevitablemente, he llegado a la parada y me he bajado del bus con una tristeza increíble. Quería darte un abrazo de verdad, pero me daba vergüenza, así que te he sonreído antes de bajar.

Mientras caminaba, a punto de llorar, he sentido la necesidad de girar la cabeza. Y allí estabas de nuevo. Me paro en medio de la calle y te digo que no te preocupes, que todo irá bien. No me has escuchado, pero estoy segurísima de que me has entendido, a juzgar por tu media sonrisa y la mayor claridad de tu mirada.

Gracias, chica del bus 63, por darme una de las muchas razones por las que vivir, ya que me he dado cuenta de que tengo la suerte de poder hacer algo que realmente me completa y saca lo más humano de mí. Día a día.

¡Nos vemos pronto!

Anuncios

18 comentarios en “Querida chica del bus 63

  1. Óscar dijo:

    Debería costarnos menos dar un abrazo a quien pensamos que lo necesita. Yo también me habría muerto de ganas de dárselo y seguramente no se lo habría dado. Claro que yo, siendo chico, habría sido seguramente peor visto por ella. Cosas de la sociedad, supongo.

    Le gusta a 1 persona

  2. QueLesPasaAlosHombresDelSigloXXI dijo:

    Buaf… que gran historia y lo más bonito es que sea real. La verdad es que a veces no nos damos cuenta y desconectamos del mundo con nuestros teléfonos móviles y música. Y nos tapamos de toda la realidad que nos rodea, me pasa mucho también en el autobús. Hay que observar más a las personas, y aunque no le hayas dado ese abrazo, estoy segura de que ha sentido tu apoyo. Es bonito que existan personas como tú, que saben el verdadero significado de la empatía. No sé a lo que te dedicarás, pero seguro que es un trabajo bastante humano. Un saludo y gracias por compartir algo tan bonito y puro.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s