Carta a una amiga

(Para una buena amiga)

No fue hasta hace un par de semanas, mientras consolaba desesperada e inútilmente todos los desconsolados, amargos e incesantes llantos de desamor —si es que se le puede llamar así, ya que sigue enamorada —, de una amiga, cuando me di cuenta de que hay algo que es, está y estará, de algún modo u otro, siempre presente en nuestra vida.

Y es que, a veces, ya sea por falta de cariño, amistad, confianza o incluso del propio amor, dos personas se ven forzadas a separar sus destinos, a pesar de no poder ni siquiera imaginarse el uno sin el otro; aun cuando incluso comparten una única y misma meta: la 3ª persona de un pronombre personal en plural.       Y esto, al parecer, es lo que le ocurrió, le ocurre, y le seguirá ocurriendo a mi amiga.               Esta me dice que no es que no encuentre (ni los busca, porque ya sabe que los tiene), mil y un motivos para continuar, sino que ese problema tan presente y simple al mismo tiempo, pero que, a pesar de todo, tanto les afecta, es capaz de poner incluso en duda su relación, cuando aquí lo único indudable es su amor. 

Ante semejante situación, me vi obligada a aprender la moraleja que después de tantos engaños y desengaños todavía no había conseguido aplicar en mi vida; y es que a veces es indudable el hecho de que una persona nos quiere, pero ese mismo hecho se transforma en duda en cuanto no saben cómo quererte. Y esto, señores, no puede ser. Si ese amor ha sido (y es) capaz de sobrepasar a la propia razón de ser, es obvio que también hay que superar todos aquellos obstáculos que lo empujan hacia el “no-ser”.

Así que, querida amiga, ahí va mi pequeño consejo: vive; a más no poder, y hazle frente a todos aquellos impedimentos que os impiden ser como habéis sido, sois, y siempre seréis.

Anuncios

3 comentarios en “Carta a una amiga

  1. elaguijonescarlata dijo:

    El amor es algo muy relativo. Existen muchos tipos de amor, al igual que hay muchas formas de amar. El problema es que no siempre sabemos amar como quieren que amemos, ni nos aman como nos gustaría que lo hicieran. Cuando algo no funciona, por el motivo que sea, es mejor dejarlo. Forzar la máquina no suele traer nada bueno…
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s